• Inicio

Alconza fabrica los dos motores del buque rompehielos noruego Kronprins Haakon


Foto: © Kronprins Haakon

 

El barco está dedicado a investigación marina, por lo que los propulsores reducen al máximo el ruido y las vibraciones

Alconza ha diseñado y fabricado los dos motores del nuevo buque rompehielos Kronprins Haakon, cuyo armador es el Instituto Polar Noruego y que está dedicado a investigación marina. Se trata de motores con una potencia de 5.700 KW – 7650 HP que, entre otras características, cumplen con los estándares establecidos para E0, Clase de Navegación 3 (PC3: Polar Class 3) y CMF-V(3). Con estos propulsores, Alconza busca las mejores prestaciones mecánicas y, al mismo tiempo, ofrecer a la tripulación el máximo confort, gracias a su baja sonoridad y rumorosidad. Además, no se ha olvidado el cuidado del medio marino a la hora de diseñarlos, ya que se ha logrado un barco silencioso y con pocas vibraciones con el fin de no alterar la biomasa marina.

Con el estándar CMF-V(3) se busca el más alto nivel de confort a bordo. Para ello, los especialistas de Alconza han prestado la máxima atención al diseño y las pruebas de cada motor, de tal manera que se han asegurado unas vibraciones y emisiones de ruido más bajas de lo habitual en motores de este rendimiento.

Los bajos niveles de ruido y vibraciones se han conseguido gracias a una conexión rígida a la bancada del motor, una solución que simplifica su montaje en el interior del barco y que, al mismo tiempo, facilita el cálculo de la línea de ejes. Se trata, además, de una solución más económica que la de colocar el motor sobre soportes elásticos.

Los motores cumplen, igualmente, con las exigencias E0, que están pensadas para los barcos cuya maquinaria no está permanentemente atendida. De este modo, Alconza ha previsto la fiabilidad y monitorización del motor en todo momento.

La Polar Class 3 hace referencia a la navegación durante todo el año en hielo del segundo año de congelación que puede incluir trozos de hielos de varios años. Para hacer frente a estas condiciones de navegación, los ingenieros de Alconza han llevado a cabo un criterio especial de diseño desde el punto de vista mecánico y térmico de los motores.

Este conjunto de características están encaminadas a conseguir que el barco pueda llevar a cabo de la forma más óptima posible su propósito principal, como es la investigación. Alconza ha puesto especial atención en que los científicos de a bordo no vean alterados sus análisis y cálculos por efecto de vibraciones o ruidos procedentes de la propulsión. La baja rumorosidad tiene también su beneficio en la biomasa marina, ya que los animales, como es el caso de las ballenas, no se ven afectados cuando el barco pasa por la superficie.

 

 

Otro de los aspectos destacados de los motores es su sistema de cojinetes, el cual ha sido diseñado para trabajar a muy bajas revoluciones por minuto (RPM), gracias a la incorporación del sistema hidrostático. Para aumentar la seguridad del sistema de cojinetes y asegurar la lubricación de los mismos, se han instalado las correspondientes bombas de emergencia.

Por último, Alconza ha sido capaz de superar las estrictas condiciones establecidas para las inclinaciones de ambos motores, capaces de adaptarse a inclinaciones estáticas de hasta 15º y 22º en dinámica.

El conjunto de especificaciones técnicas que cumplen los motores del buque rompehielos son las siguientes: DNV Certificated. DNV + 1A1, E0, RP, NAUT-OSV, CLEAN DESIGN, PC-3 ICEBREAKER, DAT(-35ºC), WINTERIZED BASIC, HELDK-SHF, DYNPOS-AUTS, COMF-V(3)/C(2) y DK(+).

El buque Kronprings Haakon se ha construido en los astilleros Fincantieri, con sede en Trieste (Italia) para Rolls Royce Marine. Está equipado con la instrumentación más innovadora en investigación marina y preparado para operar durante todo el año en aguas cubiertas por hielo.